jueves, 11 de enero de 2018

Solemnísimo Funeral por la Duquesa de Franco. Concelebraron los Cardenales Cañizares y Estepa y el Abad Emérito del Valle de los Caídos

 Los Cardenales Antonio Cañizares y José Manuel Estepa han presidido el solemnísimo Funeral por la Duquesa de Franco, hija única del Generalísimo Franco, que ha tenido lugar en la Iglesia de los Jesuitas de la calle Serrano de Madrid. Con ellos, el Abad emérito del Valle de los Caídos, DOM Anselmo Álvarez.
El Cardenal Cañizares, Arzobispo de Valencia, hizo la homilía, ponderando las cristianas virtudes de Doña Carmen Franco y Polo, sobre todo su arraigada fe cristiana, inculcada en su familia, su discreción y prudencia, el cuidado de sus 7 hijos y 14 nietos y biznietos y de cuantos podía favorecer. Sin ira ni rencor, siempre amable y delicada, cuya fecunda vida terminó a los 91 años en que la llamó el Señor.
Hijos, nietos y biznietos se encargaron de las Lecturas y de las Preces.


 El pésame a la familia se alargó entre apreturas por la enorme cantidad de gente que acudió al acto fúnebre. En el primer banco de la derecha, según se mira desde el altar y se ve la foto, estaban los varones, Francisco Franco, Señor de Meirás; Cristóbal y Jaime Martínez-Bordiú Franco y Su Alteza Real Don Luis Alfonso de Borbón, según puede apreciarse en la foto ampliada en su tamaño de edición que puede hacerse pinchando sobre ella con conexión a internet y luego con el botón derecho del ratón, pulsando ver fotografía.
En el lado izquierdo estaban las mujeres de la familia, encabezadas por Carmen Martínez-Bordiú, futura Duquesa de Franco.
 El amplio templo de los jesuitas estaba a reventar, con cientos de personas de pie en los laterales y atrás. Construido tras la guerra civil con el apoyo expreso de Franco para sustituir al que fue quemado el 11 de mayo del 31, tras la proclamación de la II República, sito en la calle La Flor, en San Bernardo y Gran Vía. Los jesuitas además fueron disueltos y expulsados por la II República, que incautó sus bienes. Fueron reintegrados por el Caudillo de España, quien es considerado oficialmente su benefactor.
Entre los conocidos presentes del mundo patriota, señalar al Teniente General Agustín Muñoz Grandes y al General Blas Piñar; Antonio Tejero y su señora, José Luis Corral, Juan León, Juan Blanco
Una orquesta de cámara y un coro solemnizaron la Misa, interpretando arreglos de varios autores en los Kyries, Sanctus y Agnus Dei. Tras la Consagración, de forma suavísima, el Himno Nacional. Durante la Comunión, entre otras, la Sinfonía del Nuevo Mundo de Dvorak.
Numerosos fotoperiodistas se algolparon en las dos puertas de entrada para poder fotografiar a algunos miembros de la familia, pues en el interior templo no se podían hacer fotos.
 Recordatorio de la defunción de la Duquesa de Franco y Marquesa Viuda de Villaverde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario