Últimas noticias

sábado, 18 de julio de 2015

Los 7 yerros del Papa Francisco en su viaje a Hispanoamérica, por José Luis Corral



Los 7 Yerros del Papa Francisco en Hispanoamérica,
por José Luis Corral

Yerras, Francisco, cuando aceptas complacido y sonriente una imagen blasfema representando a Nuestro Señor Jesucristo como comunista, imagen ideada por un jesuita marxista y que te entrega un líder comunista (1). Porque el comunismo ha sido el peor azote de la humanidad, causando más de 100 millones de muertos, y ha perseguido a las religiones, sobre todo al cristianismo y en particular a la Iglesia Católica, segando en flor la vida santa de millones de mártires cristianos.
 Que lo hiciera un español jesuita, orden expulsada de España por la II República, nacido durante ese nefasto periodo, olvidando la mayor y más intensa persecución sufrida por la Esposa de Cristo en toda la historia, con 13 obispos y 6.832 sacerdotes y religiosos asesinados, cúspide de la inmensa ofrenda de la Hispania Martyr, con 113.178 caídos cuyos nombres se conservan en la Basílica de la Gran Promesa de Valladolid, añade una nueva espina a la burlesca corona que impones otra vez sobre la frente afrentada del Crucificado. Y sabiendo que aquella masacre fue obra principal del marxismo en sus diversas variantes y del anarquismo. Con la espina de Espinal haces llaga en el lacerado Cuerpo de Cristo, y le das un nuevo azote proclamando que aquel tonto útil del marxismo predicaba el Evangelio y lo mataron por eso. No, lo mataron por subversivo y por marxista, no por el Evangelio. (2)
Para ti, Francisco, el Cristo comunistizado, blasfemado, es arte protesta. Que te lo regalen, un gesto de calidez y delicadeza. Una fineza. Símbolos del cariño y de la cercanía, con afecto cordial y generoso del Señor Presidente Evo Morales. Que recuerdan la nobleza del vuelo del Cóndor y el conmemorado sacrificio del Padre Espinal, emblemas del amor perenne y de la perseverante gratitud del Pueblo boliviano a tu solícita y fuerte ternura (de la Virgen de Copacabana). Toda esa mermelada empalagosa para que la Virgen y nosotros nos traguemos el Cristo comunista (3).
Aquello sucedió en el contexto de una III Guerra Mundial que libró el comunismo contra todo el mundo libre, mediante la guerrilla campesina y urbana, mediante el terrorismo, de lo cual fuiste testigo en Argentina, cosa que tu memoria selectiva no te deja ver. Fueron la ETA y el GRAPO. Las Brigadas Rojas y las Bader-Meinhoff. El IRA y Sendero Luminoso. Los tupamaros y los montoneros. Allende y Fidel, Mao y el Che. Corea y Vietnam, Angola y Mozambique, Sudán y Etiopía. Aquella epidemia terminó cuando San Juan Pablo II consagró el mundo al Corazón Inmaculado de María ante la imagen de Nuestra Señora de Fátima, lo que se materializó en dos momentos clave: el 9 de noviembre de 1989, día en el que cayó el Muro de Berlín, día de una Virgen encontrada en un muro que se derrumbó, la Virgen de la Almudena. Y el  22 de agosto de 1991, en el que fue retirada la bandera roja con la hoz y el martillo del Kremlim, Día de María Reina, antiguo Día del Corazón Inmaculado de María. El que triunfaría al final, según las promesas de Fátima.
Vencido aquel virus, se ha replicado en un retrovirus, como el VIH del Sida, que se esconde y disimula, cual pérfido Mefistófeles; es el retrovirus de los Maduro, Evo y la secta podemita, entre otros. Ahora ves la III Guerra Mundial en la persecución a los cristianos en Oriente Medio. Pues será la IV, porque la III la viviste y no te enteraste o se te olvidó.
Yerras, Francisco, cuando acusas a España sin nombrarla siquiera, a la Conquista y a la misma Iglesia de crímenes atroces contra los pueblos originarios (4). Con el Descubrimiento, Civilización y Evangelización de América, España llevó a cabo la más grande hazaña y empresa de salvación desde la Redención, llevando la Cruz a las “más bárbaras gentilidades …. y dándole a la Iglesia Católica 100 pueblos nuevos por cada uno que le arrebataba la herejía” (5)
Porque desde el primer momento los Católicos Reyes Isabel y Fernando, así como los Césares Carlos I y Felipe II, con sus Leyes de Indias y sus severas disposiciones en favor de los indios, los protegieron de los abusos. Y prohibieron que aquellos indios fueran contaminados en sus costumbres por gentes de mal vivir. Y dispusieron para sus almas los más celosos y santos misioneros de las órdenes religiosas. Y no se conformaron con conocer y dominar un Mundo nuevo, sino que quisieron erigir un Nuevo Mundo en conformidad con el Evangelio, a salvo de las lacras del Viejo Mundo.
No estuvo la espada contra la cruz, ni la cruz contra la espada, como torpemente has dicho, sino que la espada estuvo al servicio de la cruz (6). Los españoles usaban la espada en defensa propia, en legítima defensa. Y permitían con la espada que los misioneros pudieran predicar. Porque si no, eran cruelmente sacrificados por aquellos pueblos, entre los que abundaban los que no tenían nada de beatíficos, sino que ofrecían sacrificios humanos a sus dioses, verdaderos demonios. Como dijo San Pablo, “lo que sacrifican los gentiles, a los demonios y no a Dios lo sacrifican” (7). Los conquistadores como Hernán Cortés, condescendientes con ciertos vicios como la poligamia, la sodomía o la esclavitud, se enfrentaron con violencia a los sacrificios humanos. Otras costumbres nefandas, como el canibalismo y enterrar a los criados vivos con los caciques muertos, también fueron prohibidas. No hay por qué avergonzarse por ello. Te convendría ver la película “Apocalyto”, de Mel Gibson.
El mismo jesuita San Roque González a quien has querido venerar fue asesinado por esos indios a los que quería evangelizar (8). Fue la espada de los conquistadores la que protegió la misión de los frailes.
Y se creó aquella maravillosa experiencia de las Reducciones, que tú mismo has tenido que recordar (9). Pero se te volvió a olvidar quiénes fueron los que las destruyeron, masones llenos de odio contra la Iglesia, masones al servicio de los amos del mundo. Masones que infestaban las cortes europeas y que obligaron al Papa Clemente XIV a disolver la Compañía de Jesús, expulsada ignominiosamente de España y de otros países. Contra ellos no señalas con tu dedo acusador. Prefieres acusar a España. Y prefieres criticar a los que señalan con el dedo (10).
Aquella gloriosa Civilización es evidente en sus grandiosos monumentos y en ese pueblo que te acoge por reconocerte como Vicario de Cristo. Gracias a España, para la que no has tenido ningún reconocimiento y sí abundantes desprecios e insultos.
Qué contraste con tu predecesor, San Juan Pablo II, que reconoció con gratitud la “simpar actividad evangelizadora (de España) y que gracias a ella “la porción más numerosa de la Iglesia de Cristo habla hoy y reza a Dios en español. (11).
Yerras, Francisco, cuando celebras la Independencia de las Repúblicas de Hispanoamérica, lo que llamas impropia y vulgarmente Latinoamérica (12) menos en esta ocasión, quizá para señalar mejor a la acusada. Con el añadido injusto de volver otra vez tu dedo acusador contra la Metrópoli, contra la Corona, contra España. Dices que estaban oprimidos y saqueados, faltos de libertades. Y te atreves a decir que aquel “grito de libertad” es semejante al de San Pablo “ay de mí si no evangelizo”. Que es tan urgente y apremiante como aquellos deseos de Independencia. Qué impiedad y qué injusticia.
Porque en América durante tres siglos reinó la Pax Hispánica y no hubo necesidad de ejércitos de ocupación, sino de defensa contra los piratas ingleses y holandeses. Porque los mismos masones que hicieron añicos las reducciones son los que dieron el “grito de libertad” para dominar a su antojo las tierras del Nuevo Mundo, despojar a los indígenas, cuando no exterminarlos, libres ya de la vigilancia de la Corona, mientras muchos indios prefirieron tomar las armas para defender la Madre Patria, que les protegía de las ambiciones de los colonos criollos, voraces y rapaces. Vuelves a confundir a verdugos y víctimas. ¿Nadie te lo contó en tu misma Patria, Argentina? ¿A cuántos indios viste? ¿No sabes cómo desaparecieron? Te lo podía haber explicado alguno de tus diocesanos porteños y bonaerenses, como Antonio Caponnetto, sabio historiador, esclarecido escritor, insuperable polemista, paladín de la Catolicidad, y su revista “Cabildo”, fortín de aguerridos caballeros de Cristo Rey.
Cuando vinieron el caos y la confrontación, las violencias inauditas, el “Decreto de guerra a muerte contra los españoles” de Bolívar, esas guerras fratricidas, fue cuando se marchó España. Cuando la Madre Patria ya no pudo hacer nada, porque la habían expulsado hijos desnaturalizados y traidores.
A partir de la marcha de España es cuando se produce el sometimiento y el descarte, para decirlo con tu nueva palabrería, de los indios, cuando no su radical exterminio. Y fue cuando se produjeron aquellas guerras voraces y fratricidas entre naciones de las Españas americanas. Lo que tú mismo lamentas, desconsolada pero incorregiblemente desvariado en tus discursos. (13) y (14).
Yerras, Francisco, cuando predicas la Democracia (15). Porque la Democracia fue fabricada por aquellas mismas logias masónicas que  persiguieron primero a la Compañía de Jesús y luego a la Iglesia entera, la que se impuso con el Terror y la Guillotina. Porque fueron los mismos que desgajaron a las Españas americanas de la Madre Patria y las enfrentaron en guerras fratricidas, unciéndolas al yugo anglosajón y yanqui. Porque la Democracia se fundamenta en el sufragio universal y no reconoce ninguna Ley, ninguna Tradición, ninguna norma que el mismo sufragio universal no reconozca. No cumple con el deber moral ineludible de adorar al Único y Verdadero Dios, manifestado en Jesucristo, nuestro Rey y Señor, con el culto por Él mismo establecido.
La Democracia, con el sufragio universal como única norma, transgrede las más sagradas e inviolables leyes, tanto la Natural como la Divina. Practica el “crimen abominable del aborto”, como denunció el Concilio. (16) Osa destruir el matrimonio legítimo con el divorcio, equipara al matrimonio sacrosanto con uniones pecaminosas, elimina a los seres humanos no productivos con la eutanasia, empozoña las almas, corrompe las conciencias, promociona el error, ataca la verdad y rompe las naciones.
Y aun se atreve la Democracia a sojuzgar y someter a la Iglesia, sea quitándole sus bienes, sea prohibiéndole sus funciones, sea disolviendo sus órdenes religiosas e incluso clausurando sus templos y suspendiendo el culto divino, como innumerables hechos históricos atestiguan en la Modernidad, desde que esa nueva religión de la Democracia le fue impuesta a sangre y fuego al mundo.
Democracia de la que emana un laicismo radical y agresivo, que quisiera eliminar a la Iglesia juzgándola oscurantista, represora, inductora de psicopatías y complejos, enemiga de la libertad. 
Yerras, Francisco, cuando atribuyes a Nuestro Señor Jesucristo el pecado capital de la ira. (17) Y encima se lo enseñas a los niños. Porque el enojo no presupone la falta de dominio de sí mismo, mientras que la ira, la “mucha rabia” que tú te inventas, supone el desborde de la pasión, cosa que jamás sucedió en Nuestro Dios y Señor, Jesucristo. “Él, que no cometió pecado ni en cuya boca se halló engaño” (18).
Yerras, Francisco, cuando les pides a los descreídos que te “manden buena onda” (19). Porque no te pueden mandar nada y porque no existen esas buenas ni malas ondas. Eso no se puede relacionar con el Evangelio, sino con la Parapsicología, la Metempsicosis y la Psicodelia. Ciencias vanas que a ti no te han sido encomendadas para divulgar. Tú tienes que obedecer a Cristo:
“Enseñad a todas las gentes, bautizándolas en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, enseñándoles a observar todo cuanto yo os he mandado” (20).
“Id por todo el Mundo y predicad el Evangelio a toda criatura. El que creyere y se bautizare, se salvará, mas el que no creyere, se condenará” (21).
Yerras, Francisco, cuando alientas a los indígenas a poner una vela a Dios y otra al Diablo con la alabanza de la Madre Tierra (22). La Pachamama, que es como llaman a la Madre Tierra, es un culto idolátrico, propio de un panteísmo religioso que confunde la Naturaleza con Dios, que sigue enraizado precisamente en aquellos países andinos y mezclado con el cristianismo. Al dar categoría de persona a un elemento no espiritual como es nuestro Planeta Tierra, aunque sea figuradamente, alientas el error panteísta y afrentas gravemente a nuestra verdadera Madre, la que Cristo nos dejó en la Cruz, Madre de Dios y Madre nuestra, la Santísima Virgen María. 
Yerras, Francisco. Yerras.

Notas:
(1) En el avión de vuelta a Roma 13-7-2015
-¿Santidad, qué sintió cuando vio esa hoz y el martillo con el Cristo encima que le ofreció el presidente Morales? ¿Dónde está ese objeto ahora?
- Es curioso, yo no conocía esto y no sabía que el padre Espinal era escultor y poeta encima, lo supe en estos días. Cuando lo vi para mí fue una sorpresa. Segundo, se puede calificar como el género del arte de protesta.
Por ejemplo, en Buenos Aires, hace algunos años fue exhibida una muestra de un escultor bueno, creativo, argentino que ahora está muerto. Era arte de protesta y yo recuerdo uno que era un Cristo Crucificado sobre un bombardero que iba bajando. Era una crítica del cristianismo aliado con el imperialismo que bombardea. Entonces primero yo no sabía nada, segundo yo lo calificaré como arte de protesta que, en algunos casos, puede ser ofensivo.
Y tercero: el Padre Espinal fue asesinado en el año 80. Era un tiempo en el que la teología de la liberación tenía muchas ramas. Una de esas ramas proponía el análisis marxista de la realidad. Padre Espinal pertenecía a esto, eso lo sabía porque en esos años yo era rector en la facultad de teología y se hablaba mucho de esto. Cuáles eran las diversas ramas y quienes pertenecían a ellas.
En el mismo año el general de la Compañía de Jesús mandó una carta a toda la Compañía sobre el análisis marxista de la teología. Un poco frenando y diciendo: esto no va, son cosas diversas, no es justo, no van.
Cuatro años después, en el 84, la Congregación para la Doctrina de la Fe publicó el primer documento pequeñito, una primera declaración sobre la teología de la liberación que critica esto. Después vino el segundo que abrió las perspectivas más cristianas, estoy simplificando, ¿no? O sea, hagamos la hermenéutica en aquella época. Espinal era un entusiasta de este análisis de la realidad marxista y también de la teología usando el marxismo. De esto vino esta obra.
También las poesías de Espinal eran de ese género de protesta pero era su vida, era su pensamiento, era un hombre especial, con tanta genialidad humana y que luchaba. Él tenía buena fe. Haciendo una hermenéutica como esta lo comprendo. Para mí no fue una ofensa, pero tuve que hacer esta hermenéutica y lo digo a ustedes para que no existan interpretaciones
-¿Dónde quedó la cruz?
- La traigo conmigo. El presidente Morales quiso darme dos condecoraciones, la más importante de Bolivia y la otro es la orden del padre Espinal, un nuevo orden. Jamás recibí una condecoración, no me viene. Él lo hizo con tanta voluntad, lo hizo con buena voluntad y con el gusto de darme un gusto y pensé que esto viene del pueblo de Bolivia y recé para saber qué hacer con esto.
Si me lo llevo al Vaticano irán a parar al Museo, terminará ahí y ninguno jamás las verá. Entonces pensé en dejárselo a la Virgen de Copacabana, la madre de Bolivia. En cambio el Cristo lo traigo conmigo.
(2)

Palabras en honor de Luis Espinal 8-7-2015
“Me detuve aquí para saludarlos y sobre todo para recordar a un hermano, a un hermano nuestro víctima de intereses que no querían que se luchara por la libertad de Bolivia. El P.Espinal predicó el evangelio y ese evangelio molestó y por eso lo eliminaron”, manifestó el Santo Padre.
El Santo Padre pidió hacer un minuto de silencio por el P.Espinal. Después rezó el Padre Nuestro junto a los fieles y dio la bendición al religioso asesinado:
“El Señor tenga en su gloria al padre Luis Espinal que predicó el evangelio, ese evangelio que nos trae la libertad, que nos hace libres como todo hijo de Dios. Jesús nos trajo esa libertad. Él predicó ese Evangelio. Que Jesús lo tenga junto a él”.
“el Señor Presidente de la Nación en un gesto de calidez ha tenido la delicadeza de ofrecerme dos condecoraciones en nombre del pueblo boliviano”.
“Agradezco el cariño del pueblo boliviano y agradezco esta fineza, esta delicadeza del Señor Presidente y quisiera dejar estas dos condecoraciones a la Patrona de Bolivia, a la Madre de esta noble Nación para que Ella se acuerde siempre de su pueblo y también desde Bolivia, desde su Santuario, donde quisiera que estuvieran, se acuerde del Sucesor de Pedro y de toda la Iglesia, y desde Bolivia la cuide”.
Oración a la Virgen de Copacabana:
Recibe como obsequio del corazón de Bolivia y de mi afecto filial los símbolos del cariño y de la cercanía que –en nombre del Pueblo boliviano– me ha entregado con afecto cordial y generoso el Señor Presidente Evo Morales Ayma, en ocasión de este Viaje Apostólico, que he confiado a tu solicita intercesión.
Te ruego que estos reconocimientos, que dejo aquí en Bolivia a tus pies, y que recuerdan la nobleza del vuelo del Cóndor en los cielos de los Andes y el conmemorado sacrificio del Padre Luis Espinal, S.I. sean emblemas del amor perenne y de la perseverante gratitud del Pueblo boliviano a tu solicita y fuerte ternura.
(4) Discurso a los Movimientos Populares en Santa Cruz. 9-7-2015 Y aquí quiero detenerme en un tema importante. Porque alguno podrá decir, con derecho, que «cuando el Papa habla del colonialismo se olvida de ciertas acciones de la Iglesia». Les digo, con pesar: se han cometido muchos y graves pecados contra los pueblos originarios de América en nombre de Dios. Lo han reconocido mis antecesores, lo ha dicho el CELAM El Consejo Episcopal Latinoamericano y también quiero decirlo. Al igual que San Juan Pablo II pido que la Iglesia y cito lo que dijo Él «se postre ante Dios e implore perdón por los pecados pasados y presentes de sus hijos» . Y quiero decirles, quiero ser muy claro, como lo fue San Juan Pablo II: pido humildemente perdón, no sólo por las ofensas de la propia Iglesia sino por los crímenes contra los pueblos originarios durante la llamada conquista de América
(5) Marcelino Menéndez y Pelayo “Epílogo de los Heterodoxos”.
(6) Discurso a los Movimientos Populares en Santa Cruz.9 -7-2015. El texto en cursiva fue improvisado por el Pontífice: Y junto a este pedido de perdón y para ser justos también quiero que recordemos a millares de sacerdotes, obispos que se opusieron fuertemente a la lógica de la espada con la fuerza de la cruz. Hubo pecado y abundante, pero no pedimos perdón y por eso pido perdón, pero allí también donde hubo abundante pecado, sobreabundó la gracia a través de esos hombres de esos pueblos originarios. También les pido a todos, creyentes y no creyentes, que se acuerden de tantos Obispos, sacerdotes y laicos que predicaron y predican la buena noticia de Jesús con coraje y mansedumbre, respeto y en paz; No me quiero olvidar de las monjitas que anónimamente van a los barrios pobres llevando un mensaje de paz y dignidad, que en su paso por esta vida dejaron conmovedoras obras de promoción humana y de amor, muchas veces junto a los pueblos indígenas o acompañando a los propios movimientos populares incluso hasta el martirio.
(7) 1 Cor X, 20.
(8) Asunción, 12-7-2015 en visita a iglesia Cristo Rey de los jesuitas.
“En esta iglesia está la reliquia del corazón de San Roque González, que es el mártir fundamental de la historia de las misiones jesuíticas, y fue el cura de la Catedral de Asunción, Es una gran figura de la historia del Paraguay, el primer santo paraguayo”.
San Roque González, sacerdote jesuita nacido en Asunción en 1576 e intenso misionero, fue asesinado por nativos guaraníes en 1628, junto a otros misioneros. El cuerpo del santo y de sus compañeros fueron lanzados a una hoguera, pero el corazón no se deshizo sino que quedó carbonizado.
El P. Lombardi señaló que “esta reliquia es un corazón carbonizado está en la iglesia y el Papa rezó un poco ante esta famosa reliquia, porque él tiene como Papa, más que como jesuita, una devoción particular a San Roque González”.
(9) Asunción, 11-7-2015 a los Representantes de la Sociedad Civil:
Con justa razón, Paraguay es conocido en el mundo por haber sido la tierra donde comenzaron las Reducciones, una de las experiencias de evangelización y organización social más interesantes de la historia. En ellas, el Evangelio fue alma y vida de comunidades donde no había hambre, no había desocupación, ni analfabetismo, ni opresión. Esta experiencia histórica nos enseña que una sociedad más humana también hoy es posible. Ustedes la vivieron en sus países acá, es posible.
(10) Discurso a sacerdotes, religiosos y seminaristas en el Coliseo Don Bosco de Santa Cruz de Bolivia – 9-7-2015
2. Cállate, es la segunda actitud frente al grito de Bartimeo. Cállate, no molestes, no disturbes.
Sabe que está y reacciona de una forma muy simple, reprendiendo. Son los obispos, los curas, las monjas, los Papas del dedo así (el Papa sacude su dedo índice en señal de regaño).

Juan Pablo II regañando a Ernesto Cardenal, sacerdote involucrado como ministro en el Gobierno marxista sandinista de Nicaragua.
(11) Viaje apostólico a España, 31-10-1982
“Vengo atraído por una historia admirable de fidelidad a la Iglesia y de servicio a la misma, escrita en empresas apostólicas y en tantas grandes figuras que renovaron esa Iglesia, fortalecieron su fe, la defendieron en momentos difíciles y le dieron nuevos hijos en enteros continentes. En efecto, gracias sobre todo a esa simpar actividad evangelizadora, la porción más numerosa de la Iglesia de Cristo habla hoy y reza a Dios en español. Tras mis viajes apostólicos, sobre todo por tierras de Hispanoamérica y Filipinas, quiero decir en este momento singular: ¡Gracias, España; gracias, Iglesia en España, por tu fidelidad al Evangelio y a la Esposa de Cristo!”.
(12) Homilía en el Parque Bicentenario de Quito – 7-7-2015
 El Bicentenario de aquel Grito de Independencia de Hispanoamérica. Ése fue un grito, nacido de la conciencia de la falta de libertades, de estar siendo exprimidos, saqueados, «sometidos a conveniencias circunstanciales de los poderosos de turno» (Evangelii gaudium 213).
A aquel grito de libertad prorrumpido hace poco más de 200 años no le faltó ni convicción ni fuerza, pero la historia nos cuenta que sólo fue contundente cuando dejó de lado los personalismos, el afán de liderazgos únicos, la falta de comprensión de otros procesos libertarios con características distintas pero no por eso antagónicas.
Nuestro grito, en este lugar que recuerda aquel primero de libertad, actualiza el de San Pablo: «¡Ay de mí si no evangelizo!» (1 Co 9,16). Es tan urgente y apremiante como el de aquellos deseos de independencia. Tiene una similar fascinación, tiene el mismo fuego que atrae. Hermanos, tengan los sentimientos de Jesús ¡Sean un testimonio de comunión fraterna que se vuelve resplandeciente!
(13) Discurso a los movimientos populares en Santa Cruz, Bolivia 9-7-2015
Los pueblos de Latinoamérica parieron dolorosamente su independencia política y, desde entonces llevan casi dos siglos de una historia dramática y llena de contradicciones intentando conquistar una independencia plena.
(14) Asunción, 10-7-2015 – Llegada a Paraguay
Ya desde sus primeros pasos como nación independiente, y hasta épocas muy recientes, la historia de Paraguay ha conocido sufrimiento terrible de la guerra, el enfrentamiento fratricida, de la falta de libertad y de la conculcación de los derechos humanos. ¡Cuánto dolor y cuánta muerte!
(15) Asunción, 10-7-2015 – Llegada a Paraguay
Desde hace algunos años, Paraguay se está comprometiendo en la construcción de un proyecto democrático sólido y estable. Es justo reconocer con satisfacción lo mucho que se ha avanzado en este camino gracias al esfuerzo de todos, aún en medio de grandes dificultades e incertidumbres. Los animo a que sigan trabajando con todas sus fuerzas para consolidar las estructuras e instituciones democráticas que den respuesta a las justas aspiraciones de los ciudadanos.
La forma de gobierno adoptada en su constitución: «democracia representativa, participativa y pluralista», basada en la promoción y respeto de los derechos humanos nos aleja de la tentación de la democracia formal que Aparecida definía como la que se «contentaba con estar fundada en la limpieza de procesos electorales» (cf. Aparecida 74). Esa es una democracia formal.
(16) Vaticano II. Constitución “Gaudium et Spes”, nro. 51.
(17) Asunción, 11-7-2015 – Visita a niños hospitalizados
¿Jesús se enojó alguna vez?, ¿se acuerdan cuándo? Sé que es una pregunta difícil, así que los voy a ayudar. Fue cuando no dejaron que los niños se acercaran a Él. Es la única vez en todo el evangelio de Marcos que usó esta expresión (10,13-15) Algo parecido a nuestra expresión: se llenó de bronca. ¿Alguna vez se enojaron? Bueno, de esa misma manera se puso Jesús, cuando no lo dejaron estar cerca de los niños, cerca de ustedes.Le vino mucha rabia.
(18) 1 Pedro, II, 22.
(19) Discurso a los movimientos populares en Santa Cruz, Bolivia 9-7-2015
Y, por favor, les pido que recen por mí. Y si alguno de ustedes no puede rezar, con todo respeto, les pido que me piense bien y me mande buena onda.
8-6-2015 Lo mismo pidió a los periodistas, que “le manden buena onda”.
Carta manuscrita de 25-12-2013:
En la misiva, el Pontífice se dirige al escritor Juanma Velasco -quien le envió un libro de su autoría con una carta dentro-, deseándole “lo mejor”.  “Me sale decirle que por favor, rece por mí y si por honestidad y coherencia interior no lo hace, mándeme, al menos, buena onda para que no traicione mis ideales”.
(20) Mt XXVIII, 19-20.
(21) Mc XVI, 15-16.
(22) Discurso a los movimientos populares en Santa Cruz, Bolivia 9-7-2015
Sigan con su lucha y, por favor, cuiden mucho a la Madre Tierra
  La Pachamama (Madre Tierra).
 
Copyright © 2014 Acción Juvenil Española Share on Blogger Template Free Download.